12714298_10207401141961573_487150493_n_Fotor.jpg

A LA HORA DE COMPRAR UNA FLAUTA PUEDE RESULTAR APABULLANTE LA GRAN VARIEDAD DE MARCAS Y MODELOS EN EL MERCADO… ¿POR DÓNDE EMPEZAR? ¿POR QUÉ DOS FLAUTAS “SUPUESTAMENTE” IGUALES EN CARACTERÍSTICAS…TIENEN UN PRECIO TAN DISTINTO? Y EN ÚLTIMA INSTANCIA…¿POR QUÉ SUENAN TAN DIFERENTE? QUIZÁ PARARNOS UN MOMENTO Y ANALIZAR OBJETIVAMENTE LOS “COMPONENTES” POR ENCIMA DE FACTORES SUBJETIVOS, PUEDA SIMPLIFICAR EN PARTE ESTA CUESTIÓN.

Para una aproximación al tema habría que, previamente, argumentar muy sencilla y brevemente la manera en que “las partes” con las que se construye una flauta, así como, su instalación influyen en la calidad final del sonido de cada instrumento.

La flauta es, acústicamente hablando, completamente diferente al resto de instrumentos de viento por una cuestión básica y es que, así como en los demás instrumentos se cuenta con una boquilla o caña que transmite la vibración al cuerpo, en la flauta, es el propio aire que sopla el flautista el que pone en vibración el aire contenido dentro del instrumento y es entonces cuando la vibración pasa a las paredes del tubo.

¿Por qué es importante conocer previamente esto? Para entender la siguiente comparación; todas las partes de la flauta, se comportan de la misma manera que se comportarían los componentes dentro de un circuito eléctrico.

Dando una explicación en términos físicos, el instrumentista aporta fuerza continuamente pudiéndose comparar con una analogía muy ilustrativa, la de la electricidad, es como la fuerza eléctrica de una corriente continua. El sonido, sin embargo, requiere un movimiento oscilatorio o una corriente de aire (como en la corriente eléctrica alterna). En la flauta, la corriente de aire provoca, en cooperación con las resonancias del aire de dentro del instrumento, un componente oscilatorio del flujo. Una vez el aire dentro de la flauta está vibrando parte de la energía se pierde por la fricción (pérdida por viscosidad) contra la pared del instrumento.

Teniendo esto claro se podría pasar entonces a analizar uno de estos componentes: LAS CHIMENEAS

Las chimeneas o “tone holes” en su denominación anglosajona, son las partes sobresalientes en cada parte del tubo que corresponde con cada una de las llaves. Acústicamente ¿qué sucede en esos puntos cuando estamos tocando? Los agujeros del tubo conectan el aire de dentro del instrumento con el exterior y pueden actuar de manera que acorten la longitud efectiva del tubo. Para frecuencias bajas es totalmente cierto, la onda es reflejada cerca del punto concreto porque el agujero provoca un “cortocircuito” con el aire de fuera. Para frecuencias agudas es bastante más complicado. El aire que se encuentra cerca del agujero tiene masa; para que una onda sonora pase a través del agujero tiene que acelerar esta masa y la aceleración requerida se incrementa como el cuadrado de la frecuencia: para una onda de alta frecuencia hay poco tiempo en la mitad de un ciclo como para poner esto en marcha.

12735919_10207397712395836_617056446_n

Teniendo esto en cuenta, podemos afirmar que la calidad de las chimeneas así como la manera de ser instaladas y acabadas influyen de manera muy directa en la calidad del sonido y en la flexibilidad entre registros.

Hay dos procesos mediante los cuales pueden crearse: chimeneas estiradas (drawn toneholes) o chimeneas soldadas (soldered tone holes).

CHIMENEAS ESTIRADAS

Se realizan siendo parte integral del tubo de la flauta, colocando una esfera de acero dentro del tubo, por debajo del área que corresponde con el futuro orificio, la esfera se levanta creando la chimenea mientras que, con otra herramienta se trabaja en la zona superior, donde va a apoyar la zapatilla, “enrollándola”.

                                                              Chimeneas estiradas en flauta Miyazawa    

 

Determinados fabricantes aluden características muy positivas a este proceso, como dar una mayor ligereza en peso al instrumento, un sonido más abierto y una mejor respuesta.

La realidad es que este proceso adelgaza notablemente las paredes de las chimeneas así como el hecho de que se tiene que presionar la zona para crear la superficie donde asentará la zapatilla. El tubo también debe “suavizarse” previamente para este proceso, de lo contrario se rajaría o rompería. Esto puede realizarse de distintas maneras; calentando el tubo, adquiriendo el tubo ya previamente suavizado, o una técnica que algunos “flutemakers” desarrollaron durante un tiempo y que consistía en sólo calentar la parte del tuboen donde se iba a”estirar” la chimenea. Las consecuencias más directas son una notable pérdida en la resonancia y en la calidad del sonido, siendo definido por muchos flautistas como “con gran falta de proyección”.

Desde el punto de vista del comprador,también tiene que ser consciente que la opción de chimeneas estiradas no está disponbible para todos los grosores de tubos ni en todos los materiales.

Al requerir calentar el tubo al punto de fusión del metal, se reduce de una manera muy notable la dureza, lo que influye de manera muy negativa acústicamente hablando. El extremo enrollado superior, donde asienta la zapatilla, según la opinión de algunos reparadores y “flutemakers” nunca podrá ser perfectamente plano ya que la superficie no da el suficiente control y precisión para modificarlo debido a la delgadez de la pared de la chimenea.

La mayor dificultad respecto a las chimeneas estiradas es que el metal varía en tamaño cuando es calentado para el proceso, para cuando se ha enfriado a la temperatura del ambiente, suelen revelarse las imperfecciones en cuanto al cambio de dimensiones por el cambio de temperatura.

El detalle quizá más importante a conocer sobre las chimeneas estiradas es que, si se dañan, son practicamente imposibles de reparar, con un doble sentido; al ser más delgadas son más propensas a dañarse en el caso de un golpe y en el sentido que, una vez producida una deformación en el metal es más que improbable repararlo para devolverlo a su forma original .

 

CHIMENEAS SOLDADAS

Se crean soldando “anillos” metálicos (pueden ser de cualquier material,mayormente se usa plata y oro) al cuerpo del instrumento el cual también puede ser de cualquier material y grosor de tubo.

El calor aportado durante el proceso de soldadura es cuidadosamente controlado nunca acercándose a la temperatura en la que, los anillos o el tubo se derritirían, alterarían sus dimensiones o variarían las propiedades del metal.

12734168_1063869846996648_415361931324244914_n

Chimeneas de plata posicionadas para ser soldadas en tubo de oro. Flauta Arista

12654534_1063869950329971_3646733532573014004_n.jpg

Chimeneas ya soldadas. Flauta Arista

La continuación es un proceso largo y detalloso; eliminación de exceso de soldadura, “facing”mediante el que se trabaja la superficie superior y el llamado “undercut” mediante el cual se modifica la unión del interior de la chimenea y el tubo. Lo más relevante en este proceso es tener el suficiente grosor en la pared de la chimenea para realizar estas técnicas, y es la principal ventaja en una chimenena soldada.

12746046_10207394102225584_32749970_n

Facing en flauta Arista

12736562_10207394102185583_411850251_o

Undercut en flauta Arista

 

Las principales ventajas son una dureza uniforme en todo el instrumento así como el evitar los efectos que el calentamiento del proceso anterior provoca en el metal. Un grosor de las paredes adecuado para modificar la chimenea para un correcto ajuste con las zapatillas así como adecuado para la técnica del”undercut” la cual es básica para la circulación del aire dentro del instrumento. Es decir, no suponer un punto de “corte” del circuito eléctrico mencionado anteriormente.

Las ventajas en términos de flautista son: un sonido más rico y proyectado, una mayor resonancia y una gran flexibilidad entre registros.

Después de esta explicación a nivel técnico y acústico, tampoco se puede perder de vista la diferencia que llega primero a los ojos del flautista, futuro comprador, o no: el precio.

Una flauta con chimeneas estiradas tiene un precio en el mercado de entre $100 y $8000 e incluso $10000 (si se le añaden especificaciones como el sistema “Brogger”) suelen corresponderse con modelos de “estudiante” y son facilmente accesibles y en gran número en las tiendas y convenciones.

Las flautas con chimeneas soldadas están inevitablemte por encima de ese rango de precios, se corresponden con modelos ”handmade” y en el caso de muchas de las marcas, hay lista de espera para poder adquirir una debido a que el proceso para su construcción es mucho más largo.

Llegados a este punto, parece que se puede afirmar,que la diferencia no está sólo en el precio y que en muchas ocasiones, la calidad…hay que pagarla.

Patricia de Andrés, Boston

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios