lc3adnea-roja

La línea que separa el disfrutar de un concierto o pasar un trago un tanto amargo es más delgada de lo que pensamos. Tener una actitud positiva para tocar la flauta ante un público depende en gran medida de los pensamientos con los que convivimos a diario. En muchas ocasiones dedicamos demasiado tiempo a repetir pasajes pensando que esa es la clave para obtener más “seguridad” en el escenario, sin tener en cuenta que el resultado final depende muchísimo más de nuestra actitud psicológica.

En este sentido merece la pena tener una buena relación con nosotros mismos y alimentarnos de pensamientos y razonamientos que nos ayuden a desarrollar nuestra creatividad natural, el verdadero fin  de la “Técnica”.

Existen 4 pensamientos erróneos muy generalizados entre los flautistas y evitarlos te ayudarán a dirigir todo tu potencial psicológico a disfrutar de la flauta y poder “darlo todo” en el escenario, como se suele decir:

1.- ADELANTAR CONCLUSIONES NEGATIVAS:

DEPRESION-ADOLESCENTE

una tendencia muy común  que nos condiciona a tener una actitud pesimista constante: “Siempre toco mal” / “Me encuentro ansioso pensando si la obra me va a salir como yo quiero” / “Lo de tocar delante del público lo veo muy dificil” /”Yo no sirvo para esto”…

2.- TENER UN PENSAMIENTO RADICAL: todo se plantea de una forma binaria, no hay términos medios, no existen los matices: bien o mal, apasionado o frío, sonido malo o bueno…

images

Esta actitud nos incapacita el poder posicionarnos en una actitud moderada y en ver la música, la flauta y la vida con multitud de matices y colores. El pensamiento radical conlleva a juzgar a los demás y a uno mismo en términos totalmente antagónicos, con lo que conlleva o a idealizar o mitificar a los que él considera “buenos” o a ser implacable y cruel con los que considera “malos”.  Por supuesto, la primera víctima del pensamiento radical es uno mismo.

3.-GENERALIZACIONES NEGATIVAS CONTINUAS: obtenemos conclusiones generalizadas a partir de un evento único que sucedió una vez: “Me volveré a bloquear igual que me sucedió el otro día”, “Siempre que toco delante del público me sale fatal”, “Se me volverá a ir la memoria como la última vez”…Con este tipo de pensamientos cerramos las puertas al cambio y nos programamos inevitablemente para repetir continuamente las experiencias que consideramos negativas y frustrantes.

4.-CENTRARSE EN DETALLES SELECTIVOS TÓXICOS: es común enfocar gran parte de nuestra atención en puntos ajenos a nuestra interpretación: dar una buena imagen ante una persona que consideramos “importante”, un pasaje difícil que no está muy seguro…Lavoisier dijo: “ La energía ni se crea ni se destruye, se transforma”, y en este sentido la energía y la concentración que necesitamos para sumergirnos en la creatividad, la disipamos en aspectos superfluos que en realidad no son  importantes.

En definitiva, dedica tiempo al sonido, a las escalas, a la articulación, a los pasajes, etc…pero sobre todo, sé aliado de ti mismo, tomando consciencia de los pensamientos tóxicos que a diario nos invaden, dificultándonos ser nosotros mismos.

images (1)

 

 

Anuncios