DSC_0216

¿Por qué es bueno para un flautista  estudiar escalas, ducharse todos los días, lavarse los dientes después de comer polvorones, hacer deporte, cortarse las uñas de los pies antes de cambiar de talla de zapato, comer verdura ( con moderación, ¡claro!), desinfectar con alcohol el bisel  y quitar los restos de calamares , quitar la pelusa del ombligo una vez a la semana, lavar el trapo de la flauta cuando cambia de color o incluso dejar de odiar al prójimo como a sí mismo?

Desde Bricoflauta y con el beneplácito de nuestro presidente , Agapito Miramachu,  ofrecemos un par de reflexiones que te pueden ayudar a enfocar las escalas desde un prisma diferente, o no. Con respecto a los demás aspectos, te aconsejamos que pidas asesoramiento en algún curso de verano para flautistas que hibernan durante el largo y gélido invierno.

1ª REFLEXIÓN- ESCALAR NO ES TOCAR ESCALAS, SINO TODO LO CONTRARIO

A veces me gustaría ejercer como un auténtico funcionario con ánimo de lucro y sin ánimo de búsqueda, no complicarme demasiado la vida, tocar la flauta sólo por prescripción médica y fiestas de guardar, y esperar al domingo para ver perder al Barça o al Madrid ¡qué más da! …pero no tengo remedio, como dice mi suegra. Desde bien pequeño, me hago constantemente las mismas preguntas : ¿quién es antes, el huevo o el flan Dhul, los flautistas o los seres humanos, la música o las escalas? .

Estoy realmente convencido que es muy importante incluir las escalas en el estudio diario de un flautista que desea llegar lejos, aunque  para llegar lejos hay quien prefiere “escalar” por tonalidades lejanas más escabrosas; todo es cuestión de gustos y de pocos escrúpulos.

images

Y hablando de escalas, la gran crisis de creatividad parece que está poniendo de moda en muchos “tanatorios superiores e inferiores de música”  recetar escalas como medicamento genérico para curar casi todos los males del flautista: la búsqueda del diafragma, las notas “tendidas”, el miedo escénico al profesor , la esquizofrenia pahudiana  y el “postureo con la sub-contrabaja, entre otros.  Subir y bajar, bajar y subir…a 80 la negra, a 120 la blanca, con 5 o 7 sostenidos…desde luego que hay que tener un par de bemoles para no caer en el vicio de tocar siempre la que mejor  me sale, es decir , Fa mayor, mayormente (y con la llave del pulgar, por supuesto).

En definitiva, me considero un gran amante de la limpieza mental, de la ducha diaria y de las escalas, aunque todo con moderación.   Poco más  tengo que decir al respecto porque está casi todo escrito, simplemente nombrar  mi bibliografía favorita, la  que tengo casi siempre por el atril ,aunque en ocasiones, sea yo el ausente:  “Ejercicios Diarios” de Marcel Moyse , el Concierto en Sol Mayor de Mozart , el “Juego de Escalas” de Michel Debost basado en el 4º ejercicio de los 17 Grandes Ejercicios de Mecanismo de Taffanel et Gaubert, un verdadero derroche de pedagogía, creatividad y sentido común;  y como algo muy especial,te recomiendo uno de los mejores libros para ponerte “a tono”: “The Flutist´s Vade Mecum” de Walfrid Kujala (este libro en su segunda edición, la primera era manuscrita, fue premiado en la convención de la NFA  de 1996).

vademecumvademecum 1

El que durante muchos años fue miembro de la de la Orquesta Sinfónica de Chicago y profesor en la Universidad de Northwestern no se deja nada en el tintero; lo único que le ha faltado es incluir ha sido la partida de nacimiento de su abuela. Por cierto, una encuadernación exquisita, a la que cada vez estoy menos acostumbrado.

2ª REFLEXIÓN-LAS ESCALAS PSICOLÓGICAS

descarga

Jacob tuvo un sueño, veía a los ángeles ascender y descender por una escala que comunicaba el cielo con la tierra. El relato sobre “La escalera de Jacob” es mencionado en el libro del Génesis (Biblia) y desde una perspectiva mística esta escalera simboliza los grados de la escala de virtudes o los peldaños de la escalera hacia la perfección en la vida espiritual. ¿Cuántos peldaños tiene esta escalera hasta alcanzar el cielo de la perfección? ¿tres, cuatro, doce,..?

Los flautistas no somos angelitos pero nos encanta eso de subir y bajar en las escalas  con la ilusión de llegar un día a ocupar un escalón muy alto del ranking imaginario de un campeonato inexistente en que has decidido jugar, casi siempre, de forma inconsciente.

¿En qué liga juegas?: 

goodsirsgentleman-250x287

¿la del “Club del Gourmet Travesero”, la del funcionario de 2ª división, la del aficionado resignado o la del estudiante eterno que sueña con los cuentos del Principe Valiente y ser un día un “flautelman” de you tuve? . ¿Qué escalón ocupas en este momento y cuántos de faltan para llegar a no sé dónde?

Los dolores de cabeza y la experiencia como flautista  me han enseñado una importante lección de vida:  olvidarme por completo del peldaño que ocupo en este preciso instante y no hacerme preguntas que me hacía en mi época de “sobrao”, donde tocar la flauta era una competición absurda.

descarga (1)

La escalera hacia la perfección flautística tiene sólo un peldaño: el que subo hoy. Me siento verdaderamente feliz al no preocuparme ni del pasado ni del futuro, hoy he decidido ocuparme de todo lo que creía que debía hacer, independientemente de mis buenos propósitos, sean un éxito o un fracaso. Si mañana la vida me regala otro día, con toda seguridad, volveré a empezar. No quiero saber qué lugar ocupo, no quiero llegar arriba, no quiero saber mis progresos, no quiero nada que no sea disfrutar de cada momento como si fuera el último.

A partir de aquí haz lo que quieras, toca escalas o tócate la nariz, estás en el escalón correcto, en el AQUÍ y AHORA,  el del verdadero AMOR, el  del tiempo ETERNO.

 

Anuncios