Como flautista, me confieso de multitud de pecados mortales :

rossy_de_palma_2012_05_17.jpgmi embocadura es más asimétrica que la cara de Rossy de Palma ( me consuela que algunos llaman a esto “belleza picassiana”); utilizo con frecuencia el dedo corazón para saludar al que me adelanta por la derecha y para tocar el fa# cuando pongo la sexta marcha, pero… ¡es que soy muy animal!, ya me lo dice mi veterinario; el diafragma ni en pintura y, si no hay más remedio, con salsa “Chimichurri” …

DSC_0191~3y sobre todo…-¡lo siento por los puritanos!- me encanta, me regocija, me satisface con locura, me llena de un gozo infinito, hacer un homenaje constante a Briccialdi cuando toco el Sib. ¡Qué le vamos a hacer, cada uno tiene sus vicios!

 

Giulio Briccialdi, conocido como “el Paganini de la flauta”, recorrió multitud de IMG_20140206_095254~2países impresionando al público con obras acrobáticas que él mismo componía: Fantasías para flauta y piano sobre temas de “Lucrezia Borgia”, Macbeth, “Il Trovadore”, Aida, etc.

Hoy en día su obra más interpretada es la archiconocida y superfriki: “ Tema y variaciones para flauta y piano sobre “Il Carnevale di Venezia”, que para mí, y esto que no salga de aquí, creo que “Los Payasos de la Tele le plagiaron el tema en “Mi barba tiene tres pelos”- ¡temaaazo!.

DSC_0190~2

 

Pero sin duda, su gran aportación a la “flora” flautística es la invención de la llave de Sib para el pulgar izquierdo. Una llave que parece que está electrificada para algunos flautistas, aunque yo sé que la usan a escondidas.  Es la llave de la “infidelidad” porque cada vez que la usan se sienten culpables.

¡No tengáis miedo flautistas! reivindiquemos a Briccialdi como nuestro salvador, él nos ha liberado de la esclavitud del dedo índice derecho. Además, según los expertos, hemos entrado en una nueva generación, “La generación del Pulgar”, ¿no serás tú de los que usan el dedo meñique o índice para escribir en tu smartpnone?, porque creo que ahora si te pillan, te quitan 2 puntos del  carnet de jubilado.

IMG_20140205_231327~2Nuestro dedo pulgar es mucho más hábil de lo que pensamos, de esto saben mucho los utilitarios de videojuegos y nuestros vecinos los fagotistas que pueden accionar entre seis y diez llaves yuxtapuestas con su pulgar izquierdo, ¡y nunca se quejan!. ¿Por qué nosotros nos ponemos tan quisquillosos para manejar sólo dos?, ¿seremos los flautistas de chocolate?.

“¡Hay que utilizar siempre las posiciones “reales!” -decía mi tatarabuelo-.  No sólo las religiones están plagadas de fariseos, también este mundillo parece estar hasta arriba de moralistas y es muy frecuente oír hablar de posiciones “reales, verdaderas o falsas”. Es curioso que aprendemos a tocar la flauta con muchas posiciones “reales” que luego no son nada prácticas a la hora de afinar. Más tarde, con la mayoría de edad (a partir de los “…taitantos”) aprendemos muchas posiciones “falsas” con las que es mucho más fácil tocar afinado. Si tocando de forma falsa podemos tocar mejor… ¡viva la falsedad y la hipocresía flautística!

¿Cuál es el Sib “verdadero” y cuál es el “falso”?  Quizás esta incógnita sea más un tema de “Cuarto Milenio”,  lo que si es real y verdadero es que tengo un conocido que sistemáticamente,  ha cortado y corta con una sierra de metal la llave pequeña lateral de sib de todas sus flautas; dice, según su opinión,  que esta llave no sirve para nada- totalmente virídico. Espero que no haga lo mismo con todo lo que, con toda probabilidad, no le va a servir para nada cuando llegue a la tercera edad, si es que no se le ha adelantado ya la “piccolopausia”.

¿En realidad hacía falta una llave más para tocar simplemente un sib?  La llave “benjamina” de sib es muy cómoda para algunas situaciones, como por ejemplo las tonalidades con sostenidos que tengan encadenamientos de la#. Tiene la gran ventaja que se puede mantener entre el sol# y el la#. Como por ejemplo este trino con su resolución en el Concierto en Sol M de W.A Mozart:

DSC_0191~2 (1)

y también nos puede facilitar pasajes como es de la Sonata de Prokofiev:

DSC_0189~2

En este caso podemos pasar del sol al sib suavemente y sin la necesidad de levantar la llave “benjamina” de sib.

En este pasaje de la “Fantasía Brillante sobre Carmen” de F.Borne, podemos utilizar esta misma llave sin levantarla hasta el siguiente compás:

DSC_0189~2

Al respecto de la llave de Sib, Jean- Pierre Rampal, que por cierto no era “manco”, comentaba con asiduidad en sus clases magistrales:”¿por qué molestarse en practicar esos Si bemol largos?, ¡alguien inventó la llave de Si bemol para el pulgar y la espátula de Si bemol para facilitarnos la vida”

Si te sirve de algo, no es muy aconsejable ver  la MÚSICA desde una “perspectiva flautística”; la música debería estar por encima del mundo de los tubos y sin embargo observo en muchos flautistas que uno de los mayores bloqueadores de su creatividad es pensar constantemente que tocan para los compañeros del gremio. Toca como si nadie de los que te escuchan fueran flautistas, piensa como si tocaras para tu vecino, tu abuela, tu chati  o tu hija el día de su cumpleaños, no creo que  le importe mucho que haces con tus dedos  cuando le tocas el ” Cumpleaños Feliz”, a no ser que los metas en la tarta.

1198678762_f

Anuncios