MARCEL MOYSE: Calentar por la mañana es como los cuernos de un caracol. Si intentas hacer algo demasiado difícil, los cuernos se esconderán y -¡puf!-nada. Pasa lo mismo con los labios.

labios

Los músculos que intervienen en la formación de la embocadura son los más débiles de todo el cuerpo, a excepción de los “michelines”. Es necesario cuidarlos como “oro en paño” y evitar los excesos (como con todo en la vida, excepto con el AMOR).

Flauta y Labios deben estar en un punto de equilibrio “a lo gallego”, es decir, ni relajados, ni estirados, sino todo lo contrario…o vicerveza.

BESO

Te propongo un experimento: prueba a dar un beso, preferiblemente a una persona humana y de confianza,  por la que no sientas odio, repulsa o “yuyu”. Observa cómo pones tu boca…¡Pues ahí lo tienes amigo!, lo dejo todo en el aire para que reflexiones sobre si lo que tienes es que aprender a relajar, estirar o besar...¡Más conciencia y menos diafragma!

Anuncios