DSCN5394RSCN5393

Toda opinión aquí expresada es una visión particular desde un punto de vista totalmente subjetivo .Cada flautista es un mundo y por lo tanto hay tantas opiniones como flautistas.  

A lo largo de mi vida he probado muchísimas flautas y puedo asegurar que es un mundo muy complejo donde la calidad y el precio  en muchas ocasiones no es directamente proporcional. A veces, una buena cabeza con un cuerpo barato da unos resultados increíbles; algunas flautas de oro…¡ Ni regaladas! ; fabricantes prácticamente desconocidos, mejor que sigan en el anonimato para seguir con ese altísimo nivel de calidad ; flautas de alpaca con mayor resonancia  que las de plata “hechas a mano”…en fin…, y además con el agravante de que en España no tenemos la oportunidad de probar muchas marcas de flautas, flautines y cabezas de “primera división”, cosa que no ocurre en otros países europeos como Francia, Alemania, Holanda, etc ;  incluso las marcas que trabajan en nuestro país  llegan con” cuentagotas” y la oportunidad de probar (sin compromiso) dos flautas “caras” iguales es prácticamente nula. Razones habrá, no culpo a nadie, aunque si nos sirve de consuelo, están mucho peor en Mozambique.

Mens sana in corpore sano” es una cita que me encanta. Pertenece a una sátira del poeta Juvenal, siglo I, que viene a recomendar  la necesidad de tener una mente y un cuerpo sano para encontrar una vida llena de virtud y de equilibrio emocional.

En este sentido, las flautas son como las personas. Poseen dos partes, la cabeza y el cuerpo, que necesitan estar en equilibrio para que el flautista encuentre la tan ansiada “paz interior”  para hacer lo que “ tié” que hacer y dejarse de chorradas, es decir, hacer música con este “tubo caprichoso”, a veces, sumiso y “perrito faldero” como el asesor de un político y a veces rebelde e  indomable como una “choni” con el uniforme del colegio y con el pintalabios requisado por la profe.

Personas y flautas con mala cabeza y un buen cuerpo,” haberlas haylas”, y vicerveza. Quizás te lo pases muy bien, con ambas, un día o dos, pero es posible que al tercero ya se te empiece a hacer la cosa un poco  larga y cansina… Por ello es aconsejable que te tomes tu tiempo para adquirir un compañero de viaje que te haga la vida más “balay”,  ya que complicada es un rato.

moore

JACK MOORE (Michigan-EEUU), una persona que transmite una gran humanidad y humildad,  no podía fabricar sus flautas de otra forma. Lo primero que llama la atención en sus intrumentos es la calidez del sonido y una estupenda afinación. La escala fue desarrollada por el fantástico flautista “William Bennett”  quien también colaboró en la fabricación de sus cabezas. Sus flautas gozan de gran prestigio en todo el mundo y no es de extrañar que son especialmente apreciadas entre los flautistas ingleses.

Jack Moore ha fabricado unas 700 flautas aproximadamente hasta hace poco tiempo que decidió descansar del oficio y disfrutar de su maravillosa casa con vistas al lago.

Como dato curioso,  las flautas que más me han gustado de Jack Moore han sido  las de plata  con “chimeneas estiradas” en lugar de las “soldadas” (de oro fabricó muy pocas). En general, he tenido la sensación que los registros están más igualados y el color es más rico y completo en la de “chimeneas estiradas”. Una vez probé una de oro de 14 quilates (chimeneas soldadas en plata con pata de si) que me dejó impresionado del bellísimo color que tenía-¡Era una verdadera joya!- (la cabeza era una Lafin de 14 kilates).

En cuanto al  mecanismo, considero que no ha alcanzado el mismo nivel que en la sonoridad  y aunque he encontrado flautas que a este nivel funcionaban perfectamente, también he encontrado otras con graves problemas de holguras en los ejes y de otro tipo . Tengo que romper una lanza en su favor en cuanto al esmero en la construcción de la “llave del trino de si-do#” (foto), ya que integra una llave pequeña al lado de las de trino de la mano derecha y utiliza sólo un eje para todo (la mayoría de constructores añade un eje más en la fabricación de la llave), con lo que el resultado es una flauta más ligera y equilibrada en el peso. También tenías la opción de fabricarla en versión “ligera”, aligerando también el peso, suprimiendo gran parte de las “costillas” que van soldadas la tubo para ensamblar el mecanismo.

Las cabezas de Jack Moore tienen en general una  calidad bastante aceptable aunque he confesar que los mejores resultados que he podido experimentar en sus flautas lo he hecho con una cabeza “Wesell” de plata,  una “Lot” maravillosa de plata ,una “Lafin” de oro de 9 kilates con el “riser” de 14 kilates y otra “Lafin” de plata con el “riser” de platino.

Existen muchas flautas en el mercado pero tener una flauta “Jack Moore” es como un tener buen amigo, un tesoro que merece la pena conservar.

Anuncios