Marcel Moyse dijo: “Así que ¿tienes una embocadura de oro? ¿Sí? Bien, ¡yo sigo queriendo el mismo sonido¡.

A pesar de este comentario, Marcel Moyse, a lo largo de su vida, siempre estuvo muy interesado en cómo afectaba al sonido la dureza del material con que estaba construido la cabeza de la flauta  y también en diferentes tipos de embocaduras.

Parecía que Moyse tenía una especial aversión por las flautas y embocaduras de color amarillo. En esta época no era muy habitual ver flautas de oro y estoy seguro que si Moyse hubiese vivido esta época su visión sería totalmente distinta.

99FA74A71B999ACCFD7D4738B7F7De todas formas el oro es un metal que siempre ha  generado muchos conflictos y simplemente mencionarlo resuena de una forma muy especial en nuestro interior

¿Por qué tengo que cambiar de embocadura?. Porque también debes emplear tu tiempo en leer, salir con tus amigos, cocinar , ir al cine…tener un buen instrumento es una garantía para aprovechar  mejor tu tiempo de tu estudio. La experiencia me demuestra que con un buen instrumento consigo más con menos, ¿merece la pena?

 No es fácil la elección de una embocadura pero hoy en día hay constructores que fabrican muy bien y que es muy difícil que defrauden tus expectativas.

Tienes que tener un especial cuidado al elegir una cabeza en una convención de flautistas o reuniones de este tipo, pues corres el peligro de “emborracharte”.

37417244Para que lo entiendas, es como elegir un vino en una “cata”, donde se presentan cientos de marcas; llega un momento que si has probado muchos, puedes confundir un Don Simón en tetra-brik con un Vega Sicilia del 87. Te aconsejo que en el momento que te sientas medio “borracho”, no tomes ninguna decisión pues tienes todas las papeletas para que te toque “bailar con la más fea”, te lo digo por experiencia.

 Lo mejor sería que tuvieses la oportunidad de probar la cabeza que elijas durante un tiempo y pudieras comprobar en la práctica sus cualidades: tocando solo, con piano, en la orquesta…;y poder descambiarla o cambiar por otra, en caso de que no cumpla tus expectativas. Esta opción es la mejor pero depende en gran medida de tu habilidad para negociar y de la política del fabricante.

Me he equivocado muchas veces y elegido cabezas que en un primer momento parecían la “bomba” y luego a la semana me planteaban más inconvenientes que ventajas.

Experimenta, ten tu propia opinión y consulta a alguien que te estime y entienda del asunto. La opinión del vendedor es interesante pero, por razones obvias, no es tan objetiva.

vendedor-corotoplacista

Como en el famoso eslogan del detergente “Colón”, en la compra de una cabeza: “Prueba, compara y si encuentras algo mejor… ¡cómpralo!.

Anuncios