Siempre me he hecho esta pregunta: ¿Por qué algunos flautistas son debilitados por la tensión mientras otros consiguen fuerza de ella?.

Estas son algunas de las conclusiones que he obtenido con la experiencia sobre la psicología de los flautistas que consiguen transformar una situación desesperanzada en una situación de disfrute y gozo:

– Autoconfianza natural: su energía no la destinan a dominar su entorno sino a encontrar una manera armoniosa de funcionar  dentro de él. El flautista tiene la sensación de que el público está de su parte.

– No enfocan su atención en el mundo exterior: no utilizan su energía psíquica en satisfacer las necesidades del público. En lugar de estar preocupado de cómo le ven desde el exterior, está totalmente sumergido en su interpretación.

En mi opinión, para focalizar toda tu energía psíquica en tocar la flauta (interpretar la música con la flauta) debes desarrollar “LA CONCENTRACIÓN” , pues conduce a la involucración, que sólo puede mantenerse con aportes constantes de atención. Un jugador de baloncesto fallará el tiro si permite que le distraiga el abucheo de los espectadores.

EJERCICIO PARA LA CONCENTRACIÓN: piensa en una  historia a la vez que tocas, o de otro modo, cuenta una historia tocando. De esta forma, empiezas a perder la “CONCIENCIA DE TI MISMO” que es la fuente más común de DISTRACCIÓN. ( para que lo entiendas mejor, cuando por ejemplo, estás viendo una película que te gusta no eres consciente de que existes)

BRICO-CONSEJO PARA LOS PROFESORES: es muy recomendable usar siempre los verbos de una forma muy consciente. No es lo mismo decir: “¡Juanito ¡, INTENTA PENSAR en un bosque oscuro…”, que: “¡Juanito¡, PIENSA en un bosque oscuro…, porque el cerebro humano interpreta de forma literal estos verbos, con lo cual, Juanito siempre estará INTENTANDO PENSAR y no PENSANDO ( curioso¡ eh?). Los verbos de esta forma pueden ser  claramente una fuente de energía o fuente de frustración.

Y RECUERDA: el centro de atención en un concierto no eres tú , sino la música que interpretas. ¡Lo siento, no eres tan importante¡

Anuncios