porbando flautas Estar probando una flauta con un flautín pegado a tu oreja,  pitorreando el  “largo” de “Vivardi” (ya me entiendes, no hay otro) puede ser una situación tan insoportable como oír las “Cinco piezas Breves” de Mouquet tarareadas por José Vélez en estado de embriaguez. Y no te digo “ná” si ya se mete con  los “Chiflíos del Chicosqui”.

vivaldi Antes, uno se compraba el flautín (ahora le llaman “piccolo” porque suena menos agudo) que buenamente podía para tocar solo y exclusivamente el Concierto de “Vivardi” en Do M cuando opositabas para una orquesta. Aprendías a tocar este “diablillo” directamente en el atril, contando sobre todo, con la paciencia de los que estaban alrededor. En poco tiempo , amortizabas lo que te habías gastado en el instrumento con unos cuantos bolos. Ahora, un alumno de flauta se compra un “pedazo flautín” y aprende a tocarlo de verdad en el “Tanatorio de Música” (o no), antes de acceder a “mundo-bolo”, a base de posgrados, metodología específica y youtube; pero jamás  lo amortiza en toda su vida porque no lo llama ni su abuela para que le espante las visitas a base de pitorrazos.

Soy un acérrimo defensor de invertir el dinero en buenos instrumentos y de no escatimar en ningún sentido en el que puede ser tu compañero de viaje durante muchos años en conciertos, pruebas y sobre todo, en el estudio diario. Quizás deberías plantearte mover tu bolsillo e invertir en tí. La vida te pone medios para que ser flautista sea mucho más agradable, si no lo haces, es muy posible que a los cuarenta ya no te haga ilusión ni siquiera tocar la Partita de Bach con el eco natural del cuarto de baño.

No es fácil encontrar un flautín que te haga “tilín” y una vez que te adentras en la aventura de buscarlo, te puedes encontrar con muchos de estos instrumentos, más propios de “Imaginarium” que de una tienda especializada en música. Por suerte, cada vez tenemos más acceso en nuestro país a instrumentos de “alta gama” donde “chiflar” se convierte en un placer. corazones

El día 12 de noviembre de 2012, “DIA HD”, mi vida cambió, me enamoré: su look intelectual me cortó la respiración; cuando deslicé mi boca sobre la suya me robó el aliento y el alma y cuando mis manos acariciaban su suave y estilizado cuerpo, el tiempo se paraba…¡¡PICCOLO POWELL SONARE-750!! descarga“SANGANXA MUSIC STORE”, nos presentó ese día un nuevo y atrevido concepto en la fabricación de flautines. Si es porque no tiene “la manzanita” podría haber pasado perfectamente por una criatura más de Steve Jobs. POWELL 4 El diseño de su mecanismo “artdeco” es radical e innovador y el material con está fabricado es el acero, un material ligero, inalterable y además más económico que la plata y el oro.

POWELL 1

 

     Aunque sus llaves son cuadradas, los oídos son redondos y las zapatillas, por tanto, también. Fabricado en una resina muy especial ( en tres acabados) patentada por Powell, imita perfectamente la madera en aspecto y timbre. El PS-750 se fabrica en la factoría de Powell en Massachussetts (USA). Como anécdota cuentan que el primer viernes que el flautín estuvo terminado, Steven Wasser (dueño de Powell), lo sumergió en un barreño con agua. El lunes a primera hora, lo sacaron y tras secarlo debidamente vieron que funcionaba perfectamente ¡Increible!, ¿No te parece? 

POWELL3 Con Powell Sonare-750  todo son ventajas: podrás disfrutar “Vivardi” a tope, con un sonido HD; la afinación está muy trabajada y su emisión es fácil y muy flexible para pasar por todos los registros. powell_750_tuscan_umber Tendrás un flautín de “alta gama” por un precio super competitivo: 2.445 euros. Podrás tocar al aire libre en pleno invierno, ducharte con él, incluso recolectar mejillones en la rías gallegas, sin que sufra lo más mínimo su extructura. Powell te da una garantía de 10 años antifisuras.

Venimos solos al mundo y nos marchamos de igual forma, pero en la elección de un buen flautín nunca estarás solo, siempre podrás contar con la profesionalidad, el buen hacer y un asesoramiento personalizado de una empresa que apuesta por la innovación y la calidad de sus productos, SANGANXA. Y por supuesto, con la simpatía y amabilidad del “capitán del barco”, Luismi Mateu .

Para más información: http://www.sanganxa.com

About these ads